Aceitunas partidas: Otra manera de comer la aceituna de mesa

Siempre es importante buscar nuevas experiencias, ya sea en el ámbito culinario o en la vida. Por lo cual, te presentamos a la aceituna partida, a fin de que sientas ese sabor novedoso en tu paladar y entiendas el profundo bienestar que puede otorgar el innovar en la cocina.
Si te preguntas cual es el significado tras estas dos curiosas palabras y como pueden aportar cosas beneficiosas a tu vida, sigue leyendo, estas en el sitio indicado.

¿Qué son las aceitunas partidas?

Dicho de manera simple, la aceituna partida es una de las tantas formas que existen de preparar olivas. No obstante, esta se diferencia a las demás debido a su sabor final peculiar.

Además, luego de prepararlas de esta manera, se pueden utilizar para el disfrute personal (consumirlas solas) o como acompañamiento a la hora de elaborar un plato culinario. En este sentido, encuentran diversos usos en tanto almuerzos familiares, como en reuniones laborales, cenas elaboradas, entre otros.

Asimismo, son de fácil adquisición, ya que se encuentran en cualquier mercado. No obstante, hacerlas de forma artesanal también es una gran opción a nivel de experiencia.

aceituna-partida2

Cómo preparar aceitunas partidas en casa

En primer lugar, Para confeccionar aceitunas partidas es necesario resquebrajarlas, ya sea a través de golpes fuertes o por medio de incisiones con un cuchillo afilado. Esto es de vital importancia, a fin de que su pulpa se impregne en mayor medida con el sabor del aliño.
De ese modo, las olivas gordal son las indicadas para este tipo de confeccionamiento, ya que poseen un nivel de pulpa muy superior al sus contrapartes y tienen un cierto nivel de fragilidad que permite partirlas fácilmente.

Posteriormente, para preparar los aliños, es necesario aplastar algunos ajos, y luego agregarle y batir diversos ingredientes, entre los cuales se encuentran: ramitas de tomillo, trozos de limón, guindillas, entre otros. Después, solo hace falta añadir las aceitunas y mezclar nuevamente.

Al terminar todo lo anterior, se guardan las aceitunas y el aliño en un frasco repleto con aceite de oliva virgen. Y luego, para finalizar, se dejan todos los ingredientes en el refrigerador por una semana, sin olvidar batirlos de vez en cuando para reubicar la mezcla. A través de todos estos pasos, se puede entrever que la preparación artesanal es un proceso que requiere de tiempo y dedicación. Sin embargo, este ayuda a desarrollar un gran apartado de habilidades culinarias, a través de la experimentación de sabores nuevos.

No obstante, si lo que se desea es saltarse toda la preparación y probar el resultado final sin la necesidad de invertir tiempo y esfuerzo, lo más sensato es comprar unas olivas ya preparadas. En este sentido, las aceitunas partidas de marca Escamilla son una opción ideal, ya que cuentan con una calidad y sabor fuera de los estándares normales.

En conclusión, las olivas se pueden preparar en infinidad de formas, sin embargo, de entre todas estas, las aceitunas partidas resaltan debido a su gusto excepcional. En pocas palabras, se podría decir que son indispensables en el sector gastronómico, como medio para llevar al paladar a nuevos horizontes.



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies