Hoy en día podemos encontrarnos casi tantos tipos de aliños como de aceitunas. Esto es gracias al avance de la gastronomía y las tendencias, ya que la aceituna española ya es parte de muchas cocinas reconocidas. Esto ha dado como resultado que a la pregunta cómo aliñar aceitunas existan multitud de respuestas.

Los aliños de aceitunas más tradicionales

Todos hemos probado los aliños más tradicionales para las aceitunas. Con el tomillo, hinojo, laurel, sal, ajo y orégano como principales componentes. Pero… ¿cómo aliñar aceitunas con un toque más moderno?

Actualmente, los aliños han variado tanto que podemos encontrarnos aliños muy asiáticos, con soja y jengibre, o aliños con romesco y almendras, o incluso unas aceitunas negras con limón. Todos estos aliños aportan toques diferentes a las aceitunas, por lo que todo ingrediente que se precie y se nos ocurra puede ser un buen compañero.

¿Por qué usar nuevos aliños para las aceitunas?

Sabemos que como el aliño tradicional no existe ninguno. Sin embargo, debemos de entender que las nuevas tendencias en gastronomía varían con el tiempo. Y eso no es necesariamente malo.

Al fin y al cabo, probar nuevos aliños, como nuestras aceitunas al mojo canario, puede abrirnos las puertas a nuevos sabores y texturas.

Cómo aliñar aceitunas con la familia

Aliñar aceitunas puede ser un proceso divertido para hacer en familia. Esto ayuda y mejora la creatividad de los más peques, dejándolos que experimenten con diferentes ingredientes y complementos.

Hacer aliños de aceitunas en casa es asequible y fácil de hacer. Para saber cómo aliñar aceitunas te dejamos los procesos más generales:

Decidir que aceitunas queremos aliñar: debemos diferenciar entre aceitunas negras, verdes enteras, machacadas o rajadas. Ya que según cual sea, tardaremos más o menos en soltar el amargor y obtener el sabor del aliño.

Quitarles el amargor: la forma más moderna es usar la sosa cáustica, pero en casa podemos someter las aceitunas a varios lavados para luego dejarlas reposar en agua con sal durante un período de tiempo.

Hacer el aliño: aquí es donde entra el factor de la imaginación. Como ya hemos dicho, podemos probar multitud de formas, cocer ingredientes, usar especias, etc… Según el aliño que sea, deberemos dejar el aliño más o menos tiempo con las aceitunas.

Para terminar, debemos tener en cuenta que, sea el aliño que sea, debemos intercalar en el recipiente aliño y aceitunas por capas. De esta manera conseguiremos que cojan todo el sabor.